Manuel Mathar

Mérida, Yucatán, 1973.

Su pintura se constituye a partir de una reflexión sobre la condición humana y su relación con el entorno social e íntimo, donde los objetos de uso cotidiano cumplen con una labor importante como elementos de resignificación, construyendo composiciones figurativas donde estos objetos potencializan sus significados condicionados por diferentes formalidades pictóricas, delineando identidades propias e independientes con nuevos significados referenciales en proceso de comunicación.